miércoles, 4 de abril de 2012

Una historia del pasado en el presente

Entrevista con Eduardo Ramiro Jalvete

... AÚN SIGUE HABIENDO ALGUIEN QUE NOS PONGA LA COMIDA EN LA MESA

De profesión minero,  aunque ha hecho carrera de su pasión por la naturaleza y la vida tranquila. Es todo un icono de supervivencia. Ha sabido adaptarse a los cambios y a las vertiginosas imposiciones que le ha marcado la sociedad.
Fuente: Web
Nos invita a su casa. Es un chalecito situado a escasos kilómetros de la capital. Decidió salir de la ciudad años atrás porque el ruido del tráfico y la contaminación no eran buenos para sus pulmones. Hoy, ese problema no lo habría tenido. Los avances en la tecnología, la mejora en las infraestructuras viales y las fuertes restricciones en la emisión de gases contaminantes mejoraron la calidad de vida en las grandes urbes.
Eduardo camina tranquilo y con la agilidad que le permiten sus 115 años de edad. Nació en 1927 y además de las vicisitudes que le ha tocado vivir,  ha superado con éxito un cáncer de pulmón. Él habla de esta enfermedad con el conocimiento que le otorgó el haberla sufrido. A mí me resulta lejana y ajena, y justifico mi desconocimiento porque la vacunación temprana ha cortado de raíz el desarrollo de cualquier tipo de cáncer en nuestros cuerpos.
Estuvo casado, con Berta, su novia de toda la vida. Tiene 5 hijos, todos ellos trabajando en el exterior y no en el extranjero como se dijera años atrás. Nos enseña su casa con orgullo, y lo hace con una voz tan pausada y melódica que encandila a cualquiera. Tiene una memoria que da vértigo. Por eso hoy queremos acercarnos a él para que nos cuente cómo ha evolucionado nuestra sociedad en los últimos años.
Eduardo ha sido testigo de los grandes cambios sociales, culturales y tecnológicos de los últimos tiempos. Ha pagado en pesetas, en euros y ahora lo hace en intersellos, como cualquier persona en cualquier parte del exterior. “Antes, viajar era una auténtica odisea. Ahora, con la moneda común y la eliminación de aranceles es otra historia”, comenta mientras nos muestra su lecting, una minúscula placa que lleva adaptada en el oído y le sirve para registrar los niveles de colesterol, azúcar, la presión sanguínea y su capacidad pulmonar. “Este aparato me evita tener que ir al médico para una mera revisión. Desde mi casa puedo registrar cada valor y directamente queda archivado en mi historial. Y si tuviera algún problema, en tan sólo unos minutos tendría un servicio dirigido de ambulancia a la puerta de mi casa. Ahora no hay problemas de atascos, ni de tráfico. Con los canales viales y el servicio de transporte público a la carta, quedaron atrás las eternas jornadas de atascos en las ciudades”.
Salimos al jardín, donde hay preparada una mesa con algo de aperitivo.  “Marisa, -debe ser la persona que le cuida y le ayuda-, es un encanto. Ha preparado algo comida. Ha habido muchos avances pero todavía no hay ninguno que nos ponga la comida en la mesa”,-argumenta en tono jocoso-.
Eduardo habla haciéndose el interesante. Sabe que mi memoria no puede ir más allá de la corta edad que poseo. "No me jacto de ello, sólo es la época que me ha tocado vivir"-, se justifica mientras bebe un sorbo de soda fresca.

Yo no he conocido atascos, ni sé lo que fueron los euros ni las pesetas. Hoy pago en intersellos; no sufrí las largas colas en los centros médicos y sólo conozco la enfermedad del cáncer por la web de algunos digitales. No conocí la monarquía, sólo sé que lo que queda de quienes fueran familia real vive a caballo entre Francia y Grecia. Hoy día leo libros en mi LANbook, porque las antiguas bibliotecas desaparecieron hace años por su alto coste de mantenimiento.
Los casi 80 años que me separan de Eduardo han hecho que el mundo diera un giro de 180 grados, sin embargo, sorprende que aún mantengamos un aspecto en común,  y es que a día de hoy, todavía sigue habiendo alguien que nos ponga la comida encima de la mesa. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada